viernes, 28 de diciembre de 2012

Las frutas que mejor van cuando estas a dieta


Consejos de RECAPTE:                                        
 
A la hora de bajar peso, es ineludible tomar más frutas y verduras, unos alimentos llenos de nutrientes y vitaminas para nuestro cuerpo que, en general, no suelen engordar. Pero como todo, también tienen sus excepciones, y aunque hayamos oído eso de que podemos comer tantas frutas como queramos, conviene conocer cuántas calorías estamos ingiriendo con determinadas frutas.

Las fresas, moras, arándanos y frambuesas son las frutas que menos engordan en cualquier caso y que, además, aportan una gran cantidad de antioxidantes y vitaminas, al igual que las cerezas. Sin embargo, estas últimas tienen una pequeña cantidad de azúcar que puede no resultar muy beneficiosa para una dieta estricta. Las manzanas y las peras, por su parte, contienen una gran cantidad de fibra y son además muy bajas en azúcar, aunque sus antioxidantes no son muy envidiables, lo mismo que sucede con los higos. Los melocotones y albaricoques son también una buena opción en tanto aportan un buen valor nutricional, además de fibra y vitamina C.

Estas y otras frutas, de hecho, no superan las 50 calorías, por lo que pueden ser una opción interesante en cualquier momento del día: una taza de cerezas o guindas, una ciruela, un damasco o melocotón, un durazno o nectarina, 100 gramos de fresas o de nísperos, 200 gramos de sandía, una naranja, una manzana, una mandarina, un kiwi, un higo o un mango.

En cambio, un racimo de uvas de tamaño estándar puede llegar a contener 135 calorías y 108 un plátano de tamaño grande. Un pepino y una porción pequeña de melón tampoco son beneficiosos en términos de recuento de calorías, ya que ascienden a 80. Ninguna de ellas iguala de modo alguno a la reina de las calorías en lo que a fruta se refiere: un aguacate grande puede contener más de 300 calorías, aunque sus beneficios pueden compensar que la tomemos, puesto que sus nutrientes mejoran la vista, combaten el colesterol malo y previenen posibles cánceres o enfermedades del corazón.
Sin embargo, una de las estrategias más interesantes a la hora de llevar una dieta es sustituir aquellos alimentos que más engordan y que más nos hacen engordar por frutas. Aunque estas sean grasas, como el aguacate, usarlo para una salsa que acompañe un plato en lugar de una mayonesa o incluirlo en una ensalada es una buena opción, aunque entonces convendrá restar calorías de otra comida para conseguir el cómputo que nos exija nuestra dieta.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Una dieta rica en fruta y verdura previene de enfermedades dentales


Consejos de RECAPTE:


La alimentación diaria es una de las principales causas de la caries, sobre todo si no se sigue una correcta higiene bucal minutos después de haber comido. Esto es vital, aún más si cabe, cuando se consumen alimentos dulces o ricos en azúcar. Pero también la alimentación puede ser útil para prevenir la caries, y evitar y reducir su aparición, ya que existen unos auténticos alimentos anticaries que, escogidos sabiamente, pueden ayudar de manera muy positiva.


El poder de la manzana

En primer lugar, lo más adecuado dentro de una alimentación anticaries es la de optar por una alimentación tan sana como saludable, y sobre todo una alimentación equilibrada. Las mejores frutas son las manzanas, ya que a la hora de masticarlas, su acción es parecida a la de un cepillo de dientes. Al consumir manzanas no solo se previene la caries sino que también se limpian los dientes ya que esta fruta es antiséptica. También estimula la circulación de las encías y sirve de cepillo natural de emergencia ya que comer una manzana puede evitar la aparición de caries.
Aún y todo, es preferible lavarse siempre los dientes después de haber consumido frutas muy dulces o pegajosas como es el caso de la uva o del plátano.
 
 
Verduras y vitaminas A, C, K y D


Las verduras, al igual que las frutas, también ayudan a luchar contra la aparición de la caries. En este caso, algunas de las mejores son la zanahoria y el apio. Otro alimento anticaries es el queso ya que tiene la particularidad de neutralizar la formación de ácidos (responsable de deteriorar el esmalte dental. Por este motivo, puede ser ideal consumir queso en el postre y como último alimento.
Los alimentos ricos en calcio y vitamina D (pescado, huevos, lácteos), proteínas (legumbres, frutos secos), vitaminas A (zanahoria, mantequilla), C y K (aceice oliva, perejil) son ideales para mantener los dientes sanos y fuertes ya que le proporcionan al cuerpo todo lo que necesita para conservar bien las piezas dentales.
 

En resumen, una dieta rica en frutas y verduras facilita la auto-higiene bucal y de la encía, eliminando bacterias de forma indirecta. De todos modos, a pesar de los conceptos tradicionales sobre la existencia de alimentos "buenos" y "malos" (como los dulces), en los últimos años se ha demostrado que esto es poco importante comparado con el hecho perjudicial de comer entre horas. Entre comidas, deben evitarse aquellos alimentos que contienen una gran cantidad de azúcar, almidones o sal y no deben ingerirse comidas o bebidas muy dulces. Cuando se ingieren dulces deben ser como postres, ya que entonces el nivel de saliva es suficiente para neutralizar mejor la acción de las bacterias.

martes, 11 de diciembre de 2012

Las mejores frutas anti-envejecimiento


Consejos de RECAPTE:                                        
 

Según el doctor Rubén Mühlberger, médico especialista en anti-envejecimiento, quien dio una descripción detallada de los beneficios para la salud de diferentes frutas.
Este profesional recomienda que las personas adultas consuman entre 3 y 5 porciones diarias.
Veamos qué aportan algunas de ellas:

Arándanos: antioxidantes, alto contenido de flavonoides, podrían reducir la degradación de las funciones cerebrales en casos de Alzheimer, tienen efecto antibiótico, desinflamatorio y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas.
Ananá: es la fruta más eficaz en la lucha contra la celulitis y, por su poder cicatrizante, muy empleada en el cuidado de la piel. Tiene efectos depurativos.
Banana: fortalece el sistema nervioso y los músculos, protege la mucosa intestinal, previene úlceras, combate gastritis y diarreas, y es diurética. Fuente de fibra, vitaminas y minerales.

Frutilla: diurética, antirreumática, antiinflamatoria, astringente y mineralizante. Disminuye el nivel de colesterol en sangre.
Kiwi: mejora el tránsito intestinal, favorece la absorción de hierro y la formación de glóbulos rojos. Alto contenido de vitamina C (más del doble que la naranja).

Limón: es la fruta con menos calorías. Antioxidante, digestivo, depurativo. Ideal para casos de reumatismo, artrosis, artritis y gota. Combate la halitosis, la gingivitis, las caries, alivia las hemorragias nasales y contribuye a eliminar las impurezas de la piel.
Manzana: ayuda a aliviar la inflamación del estómago y los intestinos. Controla el nivel de colesterol, combate la diabetes. Es astringente, sedante e hipotensora. Contiene vitaminas y minerales. Se aconseja comerla con piel para aprovechar la fibra.

Naranja: antioxidante. Se aconseja su consumo para favorecer la formación de colágeno, la absorción de hierro, la resistencia a las infecciones y la buena salud de huesos, visión y dientes.
Pera: recomendable para regular el sistema nervioso y el aparato digestivo. Por sus escasas calorías, se aconseja en dietas de adelgazamiento. Contiene fibra, vitaminas y minerales.

Sandía: hidratante y diurética. También ideal para dietas para bajar de peso. Posee licopeno, vitaminas y minerales.
Uva: esta fruta es depurativa, desintoxicante, diurética y digestiva. Mejora la salud de la piel. Sus semillas son ricas en polifenoles.

martes, 4 de diciembre de 2012

La manzana, una fruta ideal para esta época


 
Consejos de RECAPTE                      


No sólo porque es su temporada de producción y consumo sino también por su versatilidad  y sus nutrientes, la manzana es una fruta ideal para esta época del año, pues podemos consumirla a temperatura ambiente con piel, podemos consumirla asada, grillada, o a modo de snack y en compota.
Además, la manzana nos ofrece valiosos antioxidantes, vitamina C, carotenos, zinc y selenio además de fitonutrientes que se encuentran en su piel.
 
Y como si fuera poco, la manzana también aporta magnesio, potasio y fibra a nuestra dieta en ésta época del año.
Podemos incluir la manzana que en esta temporada posee alta calidad nutricional y muy buen sabor en diferentes preparaciones: tibias, calientes o frías. Desde un puré de manzana, hasta un pastel, una manzana rellena y asada, una compota, ensalada o chips de manzana para un picoteo saludable entre horas.
 


miércoles, 28 de noviembre de 2012

Frutas y verduras, ¿pierden muchos nutrientes en la cocina?


La pérdida de nutrientes de las frutas y verduras es un tema que despierta mucho interés. Y también unas cuantas preguntas. ¿Conviene pelar la fruta o es más nutritivo comerla con piel? ¿El microondas elimina más vitaminas que un hervido? ¿Congelar los alimentos afecta a sus nutrientes de algún modo? Para dar respuesta a estas y otras cuestiones similares, un grupo de investigadores de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN) ha elaborado un documento tras evaluar los estudios disponibles. El presente artículo resume los aspectos más relevantes de este documento, explica cómo afectan las prácticas culinarias habituales a los nutrientes de estos alimentos y aporta consejos prácticos para evitar la pérdida de sus propiedades.


La cocina y los nutrientes de las frutas y hortalizas

Entre las diferentes manipulaciones de frutas y hortalizas, el GREP-AEDN ha evaluado seis efectos correspondientes al almacenamiento, procesos mecánicos (cortar y pelar), fermentación, enlatado, adición de bicarbonato y cocción. Su conclusión es clara: "Conviene aumentar el consumo de frutas y hortalizas (excepto las verduras fritas o los zumos), sin que el tipo de manipulación o cocción suponga un freno a su ingesta desde el punto de vista de las pérdidas de nutrientes".

1. Almacenamiento. La temperatura a la que se almacenan las frutas y hortalizas puede influir de forma notable en su textura y estabilidad, pero poco sobre su valor nutricional. En cualquier caso, lo más recomendable es conservar estos alimentos en la parte más templada de la nevera, salvo dos excepciones: los tomates y las frutas tropicales y subtropicales (aguacate, plátano, piña, etc.), que se conservan mejor en un lugar fresco, fuera de la nevera.
La congelación afecta muy poco a los nutrientes de los alimentos. La industria alimentaria efectúa un escaldado las hortalizas antes de su congelación para desactivar sus enzimas. Esto disminuye un poco el nivel de ciertas vitaminas (B1 y C), pero puede aumentar el de vitaminas liposolubles, como las vitaminas A y E.

2. Procesos mecánicos (cortar y pelar). Cortar y pelar frutas y hortalizas puede disminuir su aporte de fibra y de algunas vitaminas. Sin embargo, por una parte, esto solo se produce en las zonas inmediatas al corte y no en el interior del alimento y estos procesos mecánicos pueden incluso aumentar el contenido o el aprovechamiento de determinados nutrientes, pronutrientes o sustancias fitoquímicas. Por otra parte, es una disminución irrelevante si se consideran los beneficios obtenidos por el consumo de estos alimentos.

3. Fermentación. La fermentación de las hortalizas aumenta la concentración de algunas vitaminas del grupo B. Hay pocas evidencias que sustenten otros posibles beneficios atribuidos a la fermentación de verduras y hortalizas.

4. Enlatado o envasado. El proceso de envasado o enlatado genera pérdidas de nutrientes, pero al ser un tipo de conservación que permite un extenso tiempo de almacenamiento, las mermas a largo plazo son inferiores a las de frutas y hortalizas refrigeradas, congeladas o frescas. Es importante resaltar que los minerales y la fibra dietética son estables durante este proceso y durante el tiempo que dura la conserva. El GREP-AEDN recuerda que la mayoría de los alimentos enlatados contienen una notable cantidad de sal (verduras enlatadas) y/o de azúcares libres  y, por tanto, recomienda moderar su consumo.


5. Añadir bicarbonato. En ocasiones, se añade bicarbonato de sodio a la cocción porque ello reduce la dureza de las hortalizas (en su caso) o aumenta el color verde de las hojas. No obstante, su adición provoca pérdidas importantes de vitamina C. Por este motivo, se desaconseja utilizar el bicarbonato de forma habitual.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cebolla, una verdura versátil


 
Vitaminas: A, B y C
Minerales: Magnesio, hierro, calcio y fósforo
Propiedades: Desintoxicante, diurético.

Las propiedades de la cebolla son variadas y numerosas, aunque muchas personas la rechazan por su fuerte sabor y olor, ésta es una verdura muy versátil  dentro de la cocina y proporciona al organismo múltiples beneficios tanto nutritivas, como curativas.

Es una verdura muy rica en oligoelementos, minerales  y vitaminas. Además,  posee un bajo contenido en azúcares, calorías y grasas, pero un elevado porcentaje de fibra.

Conocida como la reina de las verduras, la cebolla estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago combatiendo el estreñimiento. Así mismo, es un potente diurético pues, es un buen depurativo del organismo y beneficioso para el funcionamiento de los riñones.

Contiene glucoquinina, una sustancia capaz de disminuir el nivel de azúcar en sangre, por lo que se puede decir que la cebolla es una verdura ideal contra la diabetes. Además, aloja en su interior un aceite esencial que contiene una sustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas, resultando un excelente antiséptico intestinal. Por lo tanto, comerla sobre todo cruda, protege también de las enfermedades infecciosas y afecciones respiratorias como los resfríos, tos, bronquitis y otros.

martes, 13 de noviembre de 2012

Las espinacas


Por todos es sabido que no son nada queridas por los niños, sin embargo están llenas de propiedades sanas y nutritivas. Te descubrimos cómo utilizar esta verdura que tan famosa hizo Popeye y que sirve tanto en crudo como cocinada, combina tanto con pescados como con carnes y no resulta cara.

Propiedades de las espinacas

Por su alto contenido en vitamina A o niacina, las espinacas previenen enfermedades en los ojos, fortalece el sistema inmunitario y tiene propiedades anticancerosas. También por su alto contenido de vitamina A, esta verdura también favorece el buen estado de la piel y de las mucosas.

El ácido fólico o vitamina B9 de las espinacas, hace de este un alimento muy recomendable para su consumo en etapas de embarazo o de lactancia. Esta verdura también puede ayudar a combatir los efectos perjudiciales de ciertos medicamentos que absorben la vitamina B9 y puede ayudar a personas alcohólicas o fumadores, pues estos hábitos, ocasionan una mala absorción del ácido fólico.

El elevado contenido de vitamina K en esta verdura hace que tomar las espinacas sea beneficioso para una correcta coagulación de la sangre. Este alimento también es beneficioso para el metabolismo de los huesos.

Cómo guardar las espinacas

Lo ideal sería consumirlas en el momento, pero para poder mantenerlas lo más frescas posibles, debemos envolver esta verdura en una bolsa de plástico perforada y guardarlas en la nevera, de esta forma aguantarán hasta dos semanas. De igual modo se pueden congelar tras un escaldado previo.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Los zumos de fruta, ayudan a la lucha contra el Alzheimer

Los compuestos bioactivos del zumo de frutas ayudan a prevenir o retardar el Alzheimer. Los zumos, una buena opción para que los mayores ingieran fruta cómodamente y prevengan el Alzheimer.
Es importante destacar el potencial asociado al zumo de fruta en la lucha contra esta enfermedad, que sufren muchos pacientes en nuestro país.

En los últimos años, la enfermedad de Alzheimer, que debe su nombre al Dr. Alois Alzheimer, descubridor de la patología en 1906, se ha tratado de estabilizar mediante fármacos, capaces de retardar los síntomas durante uno o dos años.

Sin embargo, en la actualidad se han divulgado numerosos estudios científicos que ponen de manifiesto el potencial curativo que ejercen los zumos de frutas en la evolución de esta enfermedad degenerativa cuyos síntomas pueden aparecen después de los 60 años de edad.
 

Bondades de los zumos de frutas.

Y es que las propiedades beneficiosas que ejercen los zumos para el mantenimiento de la salud superan las que cabría esperar debido a los nutrientes, vitaminas y sales minerales que entran en su composición. También se ha especulado con que dichas propiedades pueden deberse a los metabolitos secundarios (compuestos fitoquímicos) que contienen estos alimentos, con diferentes actividades biológicas demostradas, por lo que se les denomina compuestos bioactivos.

Esto es lo que se ha puesto de manifiesto en los resultados de los estudios científicos a los que nos referíamos. Famoso es el proyecto Kame, que se llevó a cabo entre la población japonesa y estadounidense durante el período 1992 y 2001 y que evidenció que los sujetos con mayores ingestas de zumo de fruta y vegetales tenían una incidencia substancialmente menor de la enfermedad de Alzheimer. El estudio, publicado por el American Journal of Medicine*, demuestra que beber zumos de frutas tres o más veces a la semana puede reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer en hasta un 76%. Según el director jefe del estudio, el mecanismo de protección desarrollado se debe a las altas concentraciones de polifenoles de los zumos de fruta, que son potentes antioxidantes orgánicos. Eso sí, debido a que el 99% de los polifenoles se hallan en las pieles de las frutas y verduras, sólo los zumos obtenidos de frutas y verduras enteras y frescas tienen propiedades anti-Alzheimer.

Estas investigaciones vienen a demostrar, una vez más, que los alimentos son la mejor medicina. ´Los zumos de frutas y verduras pueden desempeñar un importante papel en retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer´ afirma QiDai, director jefe del estudio. Estos productos 'contienen protecciones medicinales superiores a cualquier producto farmacéutico', asegura Mike Adams, autor de The Seven Laws of Nutrition y 'las personas que beben zumos a diario son mucho más saludables que las personas que no lo hacen, exhibiendo menores índices de Alzheimer, cáncer, enfermedad del corazón, depresión, diabetes y muchas otras enfermedades', añade Adams.

No es de extrañar, pues, que de las distintas actividades biológicas positivas, la antioxidante sea la que mayor interés suscite, pues en los procesos oxidativos se encuentra el origen de los procesos neurodegenerativos, las afecciones cardiovasculares y el cáncer, cuya incidencia y virulencia pueden verse disminuidas gracias al consumo de zumos de frutas, dentro de unos hábitos dietéticos adecuados.


En el caso de la población de edad avanzada, que suele rechazar la ingesta de frutas por posibles problemas de masticación o por la dificultad de manejo, los zumos juegan un papel determinante en la alimentación equilibrada.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Mermelada: La fruta más dulce


 
Bajo la genérica denominación de mermelada, una de las preparaciones más dulces de la gastronomía, se esconde todo un mundo que, en principio, tiene en común dos productos básicos, el azúcar y las frutas. Como en otras muchas preparaciones culinarias el origen de la mezcla, con mucha seguridad, se debe a uno de los ancestrales métodos de conservación de los alimentos, en este caso las frutas. Y su mejor y más antiguo apoyo bibliográfico se encuentra en un libro de cocina del romano Apicio, que cita a los griegos, que cocían membrillos en miel.

Otra cuestión es el origen del nombre. Uno bastante probable y otro más romántico. El primero, o versión francesa, proviene el uso que se hacía de las naranjas y su contenido en vitamina C por parte de los marineros para combatir la «enfermedad del mar», el escorbuto, que ellos denominaban «mar-malade». Por el contrario, la versión inglesa sostiene que el médico francés de la reina María Tudor combatía su falta de apetito y mareos con una mezcla de azúcar molida y naranjas, dando origen al «Mary-malade», que se transformó en «marmelade».

Historias aparte, lo cierto es que la combinación de azúcar, un poderoso conservante y las frutas han aportado uno de los dulces más consumidos y con unas peculiaridades nutricionales muy interesantes, amén de una de las formas de consumir frutas fuera de temporada, manteniendo la mayoría de sus cualidades, incluidas las organolépticas. Porque cuando consumimos una mermelada, además del dulzor se mantiene el mismo aroma y sabor de la fruta original.

Ingrediente básico

Aunque hoy día se comercializan mermeladas de otros vegetales que no son frutas, es gracias a la fruta que las mermeladas tienen una textura característica. Al margen de gustos y de lo más o menos azucarado que se pretenda elaborar una mermelada, la proporción más habitual es poner a cocer fruta -en su punto de maduración óptima- en la misma cantidad en peso que de azúcar. En esta mezcla, cuando se alcanzan los 104 grados centígrados, el ácido y la pectina de la fruta reaccionan con el azúcar y, al enfriarse, la mezcla se solidifica, adquiriendo ese punto característico similar a las gelatinas.

Las frutas que más pectina tienen son los membrillos, manzanas y cítricos y en menor cantidad las fresas, moras y otras bayas, por lo que para elaborar mermelada con estas últimas frutas es necesario añadir pectina u otro gelificante, o una parte pequeña de fruta que la contenga. Un buen necesario añadir pectina u otro gelificante, o una parte pequeña de fruta que la contenga. Un buen truco para hacer esto último sin que se note el sabor de manzana o naranja es añadir pipas de manzana, naranja o limones, que luego podemos quitar, pues en ellos hay una gran cantidad de pectina.

Aunque los valores nutricionales varían en función del tipo de fruta, en términos generales podemos decir que por cada 100 gramos de mermelada hay 0,3 gramos de proteínas, 0,5 gramos de grasas y 59,5 gramos de hidratos de carbono, con un valor calórico medio de 250 kilocalorías.

Este último valor es quizá el aspecto más controvertido de las mermeladas, aunque en el mercado podemos encontrar «mermeladas light», que sustituyen el azúcar por la fructosa o edulcorantes, aunque como ya hemos comentado antes para su preparación necesita aditivos artificiales. Estas mermeladas las pueden consumir personas que tienen que controlar los azúcares en su alimentación, como es el caso de la diabetes y la hipertrigliceridemia, o por motivos de sobrepeso. Aunque deben tener cuidado aquellas que puedan tener problemas con el consumo de fructosa.

Confituras y compotas

Aunque hasta ahora hemos llamado mermelada a todas las mezclas de azúcar y frutas, en realidad, en función de la composición existen otras denominaciones. La mezcla 1 a 1 de azúcar y fruta sería la auténtica mermelada. Si la proporción de azúcar supera el 50% hasta aproximadamente el 65% deberemos hablar de confituras. Sin embargo, cuando se reduce la cantidad de azúcar entonces es una compota. Si en vez de utilizar fruta troceada o triturada hacemos la preparación solo con su zumo, haremos una jalea. Y si además de la fruta y/o hortalizas y el azúcar añadimos en la cocción especias aromáticas, algún picante y vinagre, obtendremos un chutney, de sabor agridulce, que habitualmente se utiliza como aderezo de carnes y pescados.

La mermelada por excelencia

En Gran Bretaña solo se denomina mermelada a la elaborada con naranjas amargas y la más auténtica, con naranjas amargas de Sevilla, que comenzaron a ser exportadas por la naviera escocesa MacAndrew, aprovechando el transporte de mineral de hierro procedente de las minas de Rio Tinto. Es por tanto la mermelada por excelencia y de la que damos una de las muchas recetas «auténticas», pues en realidad cada casa rural británica tiene la suya, que siempre es la mejor.


martes, 23 de octubre de 2012

Frutas con hueso: cinco opciones muy saludables

Las frutas se consideran un tesoro para la salud. Son alimentos indispensables para el bienestar del organismo, gracias a sus excelentes propiedades nutritivas. Ricas en fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales, son alimentos llamativos, de una variada coloración, forma y tamaño. El consumo de frutas hidrata de forma rápida el organismo, aporta una gran cantidad y variedad de vitaminas y minerales (vitamina C, Vitamina E, calcio, fósforo o hierro), facilita el funcionamiento del aparato digestivo, aporta fibra al organismo y su cantidad de grasa es nula, excepto en algunos frutos secos que aportan grasas insaturadas. Las frutas se pueden clasificar de diferentes maneras, por su naturaleza, estado o características botánicas, entre otras. En este reportaje, se explican las propiedades de las frutas con hueso y se destacan, para ello, los cinco casos más significativos.



Propiedades de las frutas con hueso:

Las frutas con hueso tienen, como su nombre indica, un hueso en su interior. Se cultivan en climas moderados y, por lo general, maduran en verano y en otoño. Son idóneas para consumir crudas y también sirven para la elaboración de compotas, pasteles o dulces. Entre ellas destacan el albaricoque, el melocotón, la ciruela, la nectarina y el paraguayo. Aromáticas y suculentas, con una gran cantidad de agua en su composición, estas frutas pertenecen a la familia de las rosáceas y aportan azúcar, vitaminas A, C y E, fibra y minerales.


1. Albaricoque

Propiedades. El albaricoque procede de Asia. Similar al melocotón, pero de dimensiones más pequeñas, su color es amarillo anaranjado, con algunos tonos rojos. Tiene un elevado contenido en carotenoides, fibra, minerales como el magnesio, potasio y calcio y vitaminas A y C. Es adecuado para la protección de la piel y la vista y sus antioxidantes contribuyen a un efecto anticancerígeno para el organismo. Su pulpa es de textura fibrosa y consistencia harinosa cuanto más maduro es el fruto.
Usos. Los albaricoques se consumen como fruta fresca, aunque pueden utilizarse también para la elaboración de compotas o pasteles. Entre sus derivados destacan los orejones de
albaricoque. Estas son frutas desecadas que se obtienen a partir del fruto fresco, al cual se retira la piel, se deshuesa y se trocea para desecar.
Cómo elegirlos. Para apreciar su suculento y fresco sabor, es apropiado consumirlos bien maduros. La época de mejor desarrollo es el verano, aunque pueden conseguirse también en
invierno. Se deben escoger las piezas con un color más rosado, un tanto maduras, que cedan al apretarlas con el dedo. Es preferible evitar las piezas dañadas o demasiado blandas.
Conservación. Los albaricoques deben guardarse en el frigorífico y consumir en 3 o 4 días desde su compra.


2. Melocotón

Propiedades. El melocotón es la fruta con más variedades: cada año se venden nuevas especies en el mercado. El crecimiento del tipo de fruto depende de las condiciones climáticas y
del tipo de cultivo, de ahí que haya tal variedad. Su origen se sitúa en China, donde hay restos de cultivos con más de 3.000 años. Tiene propiedades muy saludables, una gran cantidad
de agua, fibra, vitaminas A, C, B1, B2, B6, minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, azufre, cloro, manganeso, cobre, hierro y antioxidantes tipo beta caroteno.
Usos. Se pueden consumir como fruta fresca de postre, entre horas o como condimento de ensaladas. También pueden hacerse al grill, fritos, en tartas, helados o soufflés. Sirven para compotas y mermeladas, además de combinar con platos salados, como acompañamiento de carnes, entre otros.
Cómo elegirlos. Se deben escoger las piezas con buen aspecto visual, que cedan un poco al apretarlas con el dedo. Por el contrario, se deben rechazar los melocotones con manchas verdes (indican falta de maduración), con golpes o demasiado maduros.
Conservación. La mejor época para los melocotones coincide con los meses de junio, julio y agosto. Deben conservarse fuera del frigorífico si están verdes y en el frigorífico si están más maduros, no colocar unos encima de otros y, si es posible, no congelarlos.


3. Ciruela

Propiedades. Originaria de Persia, Anatolia y Cáucaso, la ciruela es un fruto de fácil cultivo que resiste muy bien las bajas temperaturas. Contiene una gran cantidad de agua en su composición (cerca de un 80%), además de fibra, vitaminas A, C B1, B2 y E, y minerales como el potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro y azufre.
Usos. La mejor época de consumo se extiende desde abril hasta septiembre. Pueden tomarse frescas, secas, en compota o en confitura y como acompañamiento para carnes de todo tipo. Hay muchas recetas elaboradas con ciruelas como aderezo. El pavo, el pollo o la carne de cerdo conforman algunas. Frescas pueden ser un buen postre. Otra opción es abrirlas por la mitad, sacar el hueso y cocinarlas de diferentes maneras. Son buenas para tartas, muses y repostería en general.
Cómo elegirlas. Al comprarlas, debe tenerse en cuenta que carezcan de manchas de color marrón y no estén arrugadas porque es señal de excesiva maduración.
Conservación. Para conservarlas, deben dejarse fuera del frigorífico si todavía están un poco verdes o dentro de la nevera si están en su punto. No deben apilarse y pueden aguantar tres o cuatro días.


4. Nectarina

Características. La nectarina no es un cruce entre melocotón y ciruela. Es una variedad espontánea de melocotón, es decir, surgida sin la intervención de la mano humana. Se diferencia del melocotón en la piel exterior, que es más lisa y brillante, y en su tamaño, puesto que son más pequeñas.
Propiedades. La palabra "nectarina" procede de néctar y el fruto recibe este nombre debido a su intenso y sabroso sabor. Es un alimento rico en minerales como hierro, magnesio, fósforo y potasio, fibra y vitaminas como A, B1, B2, B5, E y C. Su escaso nivel de sodio hace que este fruto sea muy beneficioso para combatir la hipertensión o la retención de líquidos.
Usos. Pueden consumirse frescas y utilizarse para la elaboración de conservas, mermeladas, confituras y jaleas. Muchas veces forman parte de los ingredientes para postres, tartas, pasteles y helados.
Conservación. Deben conservarse en el frigorífico si están maduras o a temperatura ambiente si les falta maduración.


5. Paraguayo

Características. El paraguayo -también conocido como paraguaya- es una variedad del melocotón. Su forma es aplastada y su piel, aterciopelada. Procede de una mutación del melocotón. Se cultiva en zonas templadas y solo se diferencia del melocotón en su aspecto físico.
Propiedades. Sus características nutricionales son muy similares, rico en carotenos, agua, fibra, vitaminas A, C, B1, B2, B6, minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, azufre, cloro, manganeso, cobre, hierro y antioxidantes.
Usos. En general se consume fresco, aunque permite más posibilidades gastronómicas. Puede ser ingrediente para tartas, galletas, mermeladas o jaleas.
Cómo elegirlos. Al comprarlos, se debe vigilar su aspecto visual, sin manchas que indiquen excesiva maduración.
Conservación. Al igual que el melocotón, el paraguayo debe conservarse fuera del frigorífico si está verde y en el frigorífico si está más maduro. No se deben colocar unos encima de otros para evitar dañarlos

jueves, 18 de octubre de 2012

La granada


La granada tiene su origen en el Cercano Oriente y en nuestro país la provincia de Granada es la mayor productora de esta fruta que representa la fertilidad. Hoy se la mira desde el lado de la salud y ha atraído la atención de los expertos porque es antioxidante, antiinflamatoria y anticáncer.

Rica en vitamina C proporciona el 15% de las necesidades diarias, también E, B5 y acido fólico. Por su bajo contenido calórico va bien a quienes quieren adelgazar o tienen diabetes. Es astringente  y antiinflamatoria debido a su alto contenido en taninos y flavonoides. Baja en sodio y alta en potasio es recomendable para los hipertensos.

La granada directamente o su jugo indican que puede regular los niveles de PSA, que son los marcadores del cáncer de próstata. Los polifenoles de la granada actúan de dos formas: a través de la apoptosis o muerte celular, o bloqueando las células malignas. Algunos urólogos y andrólogos recomiendan tomar un vaso de zumo de granada diario y también lo consideran interesante en los caso de cáncer de mama y leucemia.

Un estudio e investigación realizado en la Universidad de Chapman, en Estados Unidos mostró su eficacia en algunos cánceres de páncreas. Al parecer los polifenoles, el ácido elágico y las punicalaginas impiden la expansión celular. Estudios del National Institute of Healt, USA, también muestran su eficacia y constatado que el zumo de granada disminuye la cantidad de radicales libres del organismo, y aumenta la capacidad antioxidante en personas de edad. Cruda o en su zumo, soltar los granos golpeando la piel con el dorso de una cuchara y pasarla por la batidora o la licuadora.

lunes, 15 de octubre de 2012

PARTICIPA Y GANA!!!!!! NUEVO CONCURSO EN NUESTRO FACEBOOK!!!!




Realiza una foto a una de nuestras cajas, súbela a nuestro facebook y la foto con más "Me gusta" del mes ganará una de nuestras caja de 6 kg de fruta y verdura

Suerte!!!

Recapte

miércoles, 10 de octubre de 2012

Frutas maduras para el cutis

 

Expertos recomiendan usar las frutas muy maduras como mascarillas para cuidar la salud de la piel, pelo y uñas.

La asociación para la Promoción de Frutas y Verduras 'Cinco al Día', ha recomendado el uso de las frutas muy maduras y golpeadas -no apta para consumir- como mascarillas para cuidar la salud de la piel, el pelo y las uñas.

Y es que, según ha recordado, la belleza comienza por una buena salud y ésta es "fiel reflejo" de la alimentación y de otros hábitos beneficiosos como el ejercicio físico. Por ello, el consumo habitual de frutas y hortalizas proporcionará una piel cuidada e hidratada, así como un cabello y unas uñas sanas.

En concreto, el plátano, mezclado con gelatina neutra y agua, es un buen ingrediente para aplicar sobre las pieles secas; el tomate maduro y el yogur natural para las arrugas; la zanahoria y la leche para el fortalecimiento del pelo; y el ajo agregado al esmalte de uñas para endurecer las uñas.

Cuscús con verduras y garbanzos

Nuestra amiga Dolors  en su blog nos deja una receta elaborada con nuestras verduras

Se trata de un plato completo ya que lleva además legumbres y puede comerse en cualquier época del año pues tanto caliente, como tibio o frío el plato resulta igual de sabroso.


Ingredientes para 4 personas:
250 gr. de cuscús
250 gr. de garbanzos cocidos
1 calabacín
2 zanahorias
1 puerro
1 cebolla
1 diente de ajo
1 l. de caldo vegetal
albahaca, orégano
pimienta negra, sal
aceite de oliva virgen extra

Lavar el calabacín y cortarlo a dados.
Lavar, pelar las zanahorias y trocearlas pequeñas.
La parte blanca del puerro lavarla, quitar la primera capa y picarlo
Pelar, lavar y picar la cebolla , lo mismo que le ajo.

En un wok con un poco de aceite caliente añadir todas las verduras troceadas, salar y cocinar durante unos 10 minutos.

Verter 150 – 200 cc. de caldo de verduras cociendo todo unos 15 minutos. Añadir los garbanzos cocidos bien lavados, poner el orégano y la albahaca picada, rectificando de sal y pimienta.

Mientras se hacen las verduras preparamos el cuscús siguiendo las indicaciones del fabricante pero sustituyendo el agua por caldo de verduras.

Mezclar en el wok las verduras, garbanzos y el cuscús removiendo bien para mezclar los ingredientes y rociar con un poco de aceite.

Se puede presentar a la mesa en forma de “flan” utilizando un aro de emplatar o una taza .

NOTA: Se puede hacer en sartén amplia también, no tiene por que hacerse en wok
** De caldo de verduras podemos emplear el que obtenemos después de hervir cualquier verdura : judías, patatas, zanahorias, ... o bien el que nos queda después de hacer una ensaladilla.
** Este caldo se puede congelar, así siempre que lo necesitemos lo podemos tener a mano.Ver aquí
** El orégano y la albahaca empleados son frescos aunque el orégano seco también le va bien.
** Ha de quedar jugoso, si es necesario añadir más caldo al cocer las verduras.
** Se puede comer caliente, tibio o frío.
** Un plato único al que en ocasiones le añado un huevo duro picadito a la hora de servir.
** Ideal acompañarlo de una ensalada en un recipiente aparte.
** Las verduras son ecológicas de Lleida, son de Recapte




(http://blogdecuina.blogspot.com.es/2012/10/cuscus-con-verduras-y-garbanzos.html)

jueves, 27 de septiembre de 2012

Cómo aprovechar la piel de frutas y verduras


En el aspecto nutritivo, se insiste en aprovechar al máximo las frutas y las hortalizas, ya que ciertos nutrientes valiosos de los vegetales se concentran en la piel. Sin embargo, es habitual pelar una manzana y tirar la piel a la basura, una práctica que se repite con la cáscara de otras frutas (naranjas, plátanos, melocotones, melones, sandías...) y con las mondas de las patatas o los restos de las hortalizas. Y es que, en contrapartida, el abuso de fertilizantes y pesticidas se acumula en el exterior de las frutas y en las partes externas de hortalizas, un motivo por el que se desperdicia tanta materia prima vegetal para consumo, o esta no se aprecia en buen estado como para comerla. La industria alimentaria ha encontrado métodos para sacar el máximo rendimiento a los desperdicios vegetales. A continuación se explica qué uso se les puede dar, cuáles son los nutrientes más destacados en la piel de las frutas y cómo aprovecharlos al máximo en casa.              

Cómo aprovechar al máximo la piel de las frutas y hortalizas en casa


El calor destruye parte de los nutrientes de los vegetales. Por ello, además de comer las frutas con piel, conviene tomarlas crudas y en la fecha más próxima a su recolección, al igual que las hortalizas. Sin embargo, la textura más dura de la piel o los filamentos molestos de algunas hortalizas invitan a pelar las frutas, de modo que se desperdicia parte de los vegetales. ¿Cómo se pueden utilizar al máximo los vegetales en la cocina sin que resulte un inconveniente? Tres ideas de interés:

1.      Licuados, batidos y purés. En la licuadora se trituran las frutas con piel y las hortalizas (bien lavadas, eso sí) para hacer las mezclas que más gusten, si bien es frecuente que queden los restos más duros. Con la batidora se puede aprovechar mejor todo el alimento y obtener un delicioso y fresco batido de frutas de temporada o un puré de verduras.

2.      Compota de fruta batida. La cocción ablanda la piel de las frutas, pero si aún resulta desagradable por su textura, se puede batir y obtener una compota de una textura homogénea y más nutritiva.

3.      Asado de frutas y verduras. Asar las frutas y las verduras es una manera sencilla de ablandar sus partes más duras, de modo que se pueda comer todo sin que moleste la textura.

Uso industrial de las frutas y hortalizas: fuente de antioxidantes y fibra

Un estudio publicado en la revista 'Food Chemistry', en el que han participado científicos españoles y alemanes, sugiere que los productos de desecho procedentes de la transformación de frutas y hortalizas son una fuente potencial de antioxidantes. En el trabajo se ha analizado esta capacidad en la remolacha, la manzana y las fresas. También se han investigado los residuos de la producción industrial del tomate, las alcachofas y los espárragos en conserva, así como los restos de la cosecha de la achicoria, la endibia, el pepino y el brócoli.

Los autores han detectado, en mayor o menor medida, una concentración muy apreciable de polifenoles antioxidantes en todos los desechos vegetales. Este hallazgo es una muestra más de la posibilidad de recuperar grandes cantidades de compuestos antioxidantes de los desechos de frutas y verduras. Su uso puede ser muy útil en la formulación de complementos dietéticos, de alimentos funcionales, e incluso, para aplicaciones cosméticas. En otra investigación realizada por el Departamento de tecnología alimentaria del Consejo de Investigación Científica e Industria de Mysore, en India, se saca partido a los desechos biológicos de las plantas bananeras desde una perspectiva de compuestos bioactivos, nutricionales y funcionales para su uso en alimentos y bebidas.

La fibra es otro componente aprovechable en la industria de los desechos vegetales. En los espárragos, la parte más leñosa de tallo que se rechaza para consumo humano se ha revelado como potencial fuente de fibra y se estudia y aplica su uso en tecnología alimentaria como aditivo y como ingrediente funcional de productos enriquecidos en fibra.

 

Los nutrientes más destacados en la piel de la frutas
¿Es cierto que la piel de las frutas concentra más cantidad de vitaminas que el interior? En realidad, no todas las frutas contienen más cantidad de nutrientes en la piel que en la pulpa, pero esta parte de la fruta sí reúne una fracción importante de la composición nutricional global, en particular, vitaminas, compuestos antioxidantes y fibra, sobre todo, insoluble. Esta es, desde la óptica dietética, una razón más que suficiente para comer la fruta con piel y sacar el máximo partido a las hortalizas. La apuesta por la agricultura ecológica y por el consumo de este tipo de alimentos es una forma más natural de comer y no ingerir tantos restos de pesticidas y demás fitoquímicos empleados en la producción agrícola a gran escala.
  • Vitaminas A y C. En la piel comestible de las frutas, así como en las hojas y zonas más externas de las hortalizas, se concentra una parte importante de la vitamina C y de la vitamina A, ambas con potente acción antioxidante. Se estima que el contenido de vitamina C en las frutas es de tres a cinco veces mayor en la piel que en la pulpa.
  • Fibra insoluble. Este tipo de fibra se concentra en la piel comestible de las frutas (manzanas, peras, melocotones, ciruelas...) y es muy abundante en hortalizas como alcachofas, espinacas, acelgas, judías verdes, lechuga, zanahoria y tomate. Es un tipo de fibra que forma con el agua mezclas de baja viscosidad y que apenas fermentan las bacterias intestinales. Sin embargo, al aumentar el bolo fecal, también acelera la velocidad de tránsito intestinal, por lo que tiene un potente efecto laxante.
  • Antioxidantes que colorean la piel. La ingesta de frutas y hortalizas ricas en carotinoides -los compuestos colorantes vegetales que tornan la piel de muchas frutas de colores intensos (amarillo, naranja, rojizo)- se ha asociado con una mayor coloración de la piel humana. En el Laboratorio de Percepción de la Universidad escocesa de Sant Andrews, comprobaron cómo después de seis semanas de ingesta de vegetales ricos en carotinoides, el color de la piel de los participantes caucásicos cambió hacia una piel más sana, más atractiva y con un tono más "moreno", consecuencia de la absorción de los carotinoides de los vegetales, según explican los investigadores. Diversos estudios muestran cómo gran parte de los polifenoles, además de los carotinoides, se concentran más en la piel coloreada de las frutas que en su pulpa. Un mayor consumo de antioxidantes provenientes de los alimentos es una defensa natural valiosísima para la prevención contra el envejecimiento cutáneo y enfermedades degenerativas de la piel, entre ellas, el melanoma.

 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Descubre las zanahorias ...


Las zanahorias son la alegría de las ensaladas, una verdura llena de color y de vida. Su componente estrella son los carotenos que el hígado transforma en vitamina A. Entre los carotenos destaca el beta caroteno que previenen la aparición de ciertos cánceres, actúan especialmente contra el cáncer de pulmón y el de boca e impiden que las células cancerosas  pasen de un estado primitivo.
Además tiene un potente efecto antioxidante que nos protege de los radicales libres que externamente son fruto de la contaminación pero a los que internamente también estamos expuestos en nuestro organismo.
Entre todas las propiedades medicinales de los betacarotenos podemos mencionar sus propiedades anticancerosas, antimutagénicas, antitumorales, inmunoestimulantes, anticoronarias, antiulcéricos, antifotofóbicas y antidegenerativas.
Nos ayuda a mantenernos jóvenes, ayuda a proteger nuestro corazón, nuestra visión y ayuda a proteger la piel, las encías y los dientes. Además nos ayudan a mantener una buena salud intestinal, disminuyen el colesterol, ayuda a prevenir la arterioesclerosis y ayudan a mantener una buena salud de la piel.
Los componentes que forman la zanahoria son: agua, grasas, hidratos de carbono, fibra, potasio, fósforo, sodio, calcio, magnesio, vitamina A, C, B6, Niacina y ácido fólico. Por todos sus beneficios ha sido siempre recomendada por los especialistas como elemento a  incluir rutinariamente en nuestra dieta y ahora que sabemos lo que nos aporta… ¡Aun la queremos más!

jueves, 13 de septiembre de 2012

Las fresas nos protegen de los rayos UVA

Hemos comprobado el efecto protector de los extractos de fresas frente al daño que producen los rayos UVA en células de la piel”, explica a SINC Maurizio Battino, investigador de la Università Politecnica delle Marche (Italia) y autor principal de un estudio hispano-italiano. Los resultados se publican en el Journal of Agricultural Food Chemistry.

El equipo ha preparado cultivos de células dérmicas humanas (fibroblastos) y les ha aplicado distintas concentraciones de extracto de fresa (0,05, 0,25 y 0,5 mg/ml), salvo en uno de control. Después, mediante lámparas ultravioleta, se ha expuesto a las muestras a una dosis “equivalente a 90 minutos de sol tomado en verano a mediodía en la Riviera Francesa”.

Los datos confirman que el extracto de fresa –especialmente con 0,5 mg/ml– muestra una actividad fotoprotectora en los fibroblastos expuestos a radiación UVA, aumenta su supervivencia o viabilidad, y disminuye el daño en el ADN cuando se compara con las células control.

“Estos aspectos son muy importantes porque se trata de una acción protectora para líneas celulares sometidas a condiciones que pueden provocar cáncer y otras enfermedades inflamatorias y degenerativas de la piel humana”, destaca Battino.

El investigador reconoce que se trata de un “primer paso para determinar los efectos beneficiosos de las fresas a través de la dieta humana, o como posible fuente de compuestos para ‘integradores alimentarios’ o cosméticos, por ejemplo”.
 

El rojo de los antocianos

¿Pero qué moléculas confieren la actividad fotoprotectora a las fresas? Los científicos sospechan que podrían ser los antocianos, unos pigmentos que otorgan el color rojo a hojas, flores y frutos. Los análisis han confirmado que los extractos son ricos en estas sustancias.

“Estos compuestos tienen importantes propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anti-tumorales y son capaces de modular los procesos enzimáticos”, destaca otra de las autoras, Sara Tulipani, de la
Universidad de Barcelona, “aunque todavía no hemos encontrado una relación directa entre su presencia y las propiedades fotoprotectoras”.

“De momento los resultados sientan las bases para futuros estudios que evalúen la ‘biodisponibilidad’y la ‘bioactividad’ de los antocianos en la dermis y epidermis de la piel humana, bien por incorporarlas a formulaciones de aplicación tópica o por ingerir el fruto”, continúa Tulipani.

Este mismo equipo, integrado también por investigadores de la universidades de Salamanca y Granada, ya había demostrado en trabajos anteriores que las fresas (Fragaria x ananassa) fortalecen los glóbulos rojos y protegen al estómago del alcohol.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Beneficios de los alimentos naturales


Esta sociedad donde vivimos, donde siempre vamos con prisas y con un ritmo de vida muy apretado, no tenemos tiempo muchas veces para pensar en lo que vamos a comer. La gran mayoría de nosotros suele echar mano de alimentos preparados dejando de lado aquellos crudos y naturales. En esta ocasión vamos a centrarnos en los beneficios que nos aportan los alimentos crudos, ya que son toda una ventaja para el nuestro cuerpo y el mantenimiento de éste.
Cuando nos referimos a alimentos crudos o naturales realmente de los que hablamos son de frutas, verduras, cereales, frutos secos… No hablamos de carnes, pescados, huevos… ya que este tipo de alimentos no se pueden consumir de forma cruda, pues es necesario cocinarlos para que nuestro organismo los asimile de manera correcta.

Más sabor
En primer lugar vamos a destacar que los alimentos crudos conservan mucho mejor el sabor natural. Un alimento crudo es todo un deleite para los sentidos, y es que al no estar acompañado de aditivos ni sustancias que envuelven su sabor será siempre más apetitoso.
Al no estar preparados, los alimentos crudos no han sufrido ningún cambio de estado ni se han sometido a los efectos de la cocción, por lo que conservarán todas sus vitaminas y minerales de manera íntegra. Esto hará que los alimentos crudos contengan muchos más nutrientes y sean más beneficiosos para nuestra salud. Sobre todo, esto será de gran utilidad en las frutas y verduras, que pierden gran parte de las vitaminas que contienen cuando se cocinan.


Buenos para la digestión
Los alimentos crudos son mucho más digestivos en muchas ocasiones, y es que a la hora de consumirlos esta acción se hace de otro modo al habitual. Para empezar, lo que haremos al ingerir los alimentos crudos tenderemos a masticar más despacio y seguido, haciendo que el alimento entre en el estómago mucho más ensalivado y triturado. Esto facilitará el proceso digestivo, haciendo que sea mucho más rápido y menos pesado.


Mayor saciedad
A lo anteriormente comentado hay que sumar la sensación de saciedad que nos aportará este tipo de alimentos, pues masticar de manera lenta hará que nuestro organismo responda de mejor manera frente al hambre. Esto es fácilmente explicable, pues el estómago tarda un tiempo en dar al cerebro órdenes de qué ya estamos saciados. Si comemos más lentamente alargaremos el tiempo y lograremos que el cerebro sepa que estamos saciados habiendo consumido menos cantidad de alimento.



Ricos en fibra
Otro punto a tener en cuenta es la cantidad de fibra que nos aportará este tipo de alimentos, y es que al consumirlos de manera cruda la calidad de la fibra será mayor, haciendo que nuestro tránsito intestinal sea mucho más efectivo y eficaz. Por este motivo es necesario que sepamos elegir bien y nos llevemos a la boca alimentos que se puedan consumir crudos. Ganaremos en calidad de vida y en sabor.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Las frutas de color rojo ayudan al cáncer de próstata


El consumo de frutas y verduras ricas en fibra favorece la prevención del cáncer de próstata pero, si además éstas poseen licopeno, su acción en este sentido es aún mayor.
Y os preguntareis que es el licopeno? Es un pigmento vegetal que pertenece a la familia de los carotenoides, rico en propiedades antioxidantes, que es el encargado de dotar de color rojo a frutas y hortalizas tales como la sandía, las fresas, las cerezas o los pimientos rojos.
En este sentido, el Círculo de Braquiterapia Prostática ha recomendado a los hombres consumir de manera habitual tomates ya que es uno de los alimentos que más cantidad de licopeno contiene.
 


En concreto, esta sustancia es soluble en grasas, por lo que si se consume con un poco de aceite de oliva, el organismo lo asimila mejor. De este modo, el gazpacho, el salmorejo, las ensaladas o el salpicón de marisco, en el que se combinan tomate y pimiento rojo, son idóneos para proteger la próstata de la aparición de un posible tumor.

Asimismo, el calor favorece también que el licopeno sea absorbido por el cuerpo humano, por lo que una buena forma de consumirlo es mediante cocinar con el tomate. Así, se dispone de una gran variedad de salsas con las que aportar licopeno a las pastas, carnes y pescados.
Los beneficios del licopeno se basan en su capacidad de proteger a las células del estrés oxidativo que provocan los radicales libres, principales responsables de la aparición de tumores, enfermedades cardiovasculares y del envejecimiento. Además, tiene la capacidad de producir la regresión de ciertas lesiones cancerosas.